El Bolígrafo de la NASA

Os dejo aquí una cita interesante:

Hay un mito popular que dice que la NASA invirtió “millones” de dólares el desarrollo de un lápiz para que los astronautas utilizaran en el espacio, mientras que sus homólogos rusos eran felices usando un lápiz de baja tecnología. Lamentablemente, a pesar de su atractivo y credibilidad, esto no es cierto. Inicialmente, los astronautas y cosmonautas fueron equipados con lápices, pero hubo problemas: si un trozo de grafito se rompiese podría, por ejemplo, flotar al ojo o la nariz de alguien. Era necesario un boligrafo, uno que desafiase la gravedad, capaz de escribir en condiciones de calor o frío extremo, y ser a prueba de fugas: una gota de tinta flotando alrededor de la cabina sería más peligrosa que una mina de lápiz.

Un experimentado fabricante de la boligrafos llamado Paul C. Fisher patentó el “Space Pen” en 1965, que había desarrollado con el costo de un millón de dólares, a petición de, pero no bajo los auspicios de la NASA. La NASA compró 400 de ellos a $6 cada uno, y, después de un par de años de pruebas, los bolígrafos salieron al espacio.

De Kitty Burns Florey, en Script & Scribble: The Rise and Fall of Handwriting.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: